Calderería plástica

La continua evolución e innovación en el desarrollo de nuevas aplicaciones de los termoplásticos, entre ellos el polietileno y el polipropileno, los han convertido en uno de los principales productos que se utilizan en el sector de la calderería (tuberías de presión, instalaciones de aspiración, fabricación de depósitos, reactores, decantadores, tratamiento de aguas, etc.). Presentas grandes ventajas: resistencia química y mecánica, impermeabilidad tanto a la humedad como a los gases, muy resistentes a la abrasión y fricción, antiadherentes, higiénicos, resistentes a la corrosión y gran facilidad para soldar.